Skip to main content

Cultivar una relación profunda con Dios

Por Mensajes3 minutos de lectura

Para vivir una vida plena es necesario cultivar una relación íntima con Dios

Cultivar una relación profunda con Dios

Cultivar una relación profunda con Dios

Cultivar una relación profunda con Dios es esencial para llevar una vida significativa y plena.

La Biblia nos ofrece una gran cantidad de enseñanzas y principios para ayudarnos a desarrollar una relación más cercana con Dios. Veamos algunas de las maneras en las que podemos cultivar una relación profunda con Dios desde el punto de vista bíblico.

Buscar a Dios con todo nuestro corazón.

En Jeremías 29:13, leemos: «Me buscaréis y me hallaréis, cuando me busquéis de todo vuestro corazón». Buscar a Dios y anhelar estar cerca suyo hará que seamos fortalecidas en nuestro intento por tener mayor comunión con el Señor. Si lo buscamos, tenemos garantizado el encuentro.

Cultivar una relación profunda con Dios

Cultivar una relación profunda con Dios

Dedicar tiempo a la oración y la meditación en la Palabra de Dios

nos ayuda a cultivar nuestra relación con Dios al permitirnos comunicarnos con él y reflexionar sobre su voluntad para nuestras vidas. Es importante recordar que la oración y la meditación son herramientas valiosas para fortalecer nuestra fe y nuestra relación con Dios. En Lucas 18:1 dice: «Les dijo también una parábola para mostrarles que deben orar siempre y no desfallecer». Debemos dedicar tiempo a la oración, a hablar con el Padre, a adorarlo y darle gracias. Y también meditar en la Palabra de Dios, estudiarla, repetirla, decírsela a otros favorece que nuestra relación con Dios sea cada vez más cercana.

Obedecer los mandamientos de Dios.

En Juan 14:15, leemos: «Si me amáis, guardad mis mandamientos». Esta versión nos recuerda que debemos obedecer los mandamientos de Dios para cultivar nuestra relación con Dios. Escudriñar su Palabra nos ayuda a conocer las Escrituras, y nos alienta a practicarla.

Confiar en Dios y entregarle nuestras preocupaciones.

En 1 Pedro 5:7 dice: «Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros». Cuando confiamos a Dios todos nuestros problemas, nuestras preocupaciones y nuestras victorias, nos estamos acercando a El cada día un poco más.

Cultivar una relación profunda con Dios es esencial para llevar una vida significativa y plena. La Biblia nos ofrece una gran cantidad de enseñanzas y principios para ayudarnos a desarrollar una relación más cercana con Dios. Entre estas enseñanzas se encuentran buscar a Dios con todo nuestro corazón, dedicar tiempo a la oración y la meditación en la Palabra de Dios, obedecer los mandamientos de Dios, y confiar en Dios y entregarle nuestras preocupaciones. Seguir estos principios nos ayudará a cultivar una relación profunda y duradera con Dios, y nos permitirá vivir una vida llena de significado y propósito.

error: Contenido protegido !!