Skip to main content

La seguridad de que Dios nos sostiene en momentos difíciles

 

Dios te sostiene

Dios te sostiene siempre

¡Hola amiga! Hoy quiero hablarte acerca de algo que seguramente has experimentado en algún momento de tu vida: la sensación de que todo se viene abajo y que estás cayendo sin control.

Puede que sientas que no puedes más y que todo lo que has intentado hacer para salir adelante ha fracasado. Pero quiero recordarte algo muy importante: Dios está contigo en todo momento y te sostendrá aunque sientas que te estás cayendo.

Qué dice la Palabra de Dios

En la Biblia encontramos varias promesas que nos aseguran que Dios nunca nos dejará ni nos abandonará. Una de ellas está en el libro de Isaías, donde se nos dice que «aunque los montes se muevan y las colinas tiemblen, mi amor no se apartará de ti» (Isaías 54:10). Esta es una imagen muy poderosa que nos muestra que incluso en los momentos más difíciles, Dios está con nosotros y nos sostiene con su amor.
Otra promesa que podemos encontrar en la Biblia está en el Salmo 91, donde se nos dice que «el que habita al abrigo del Altísimo descansará bajo la sombra del Todopoderoso» (Salmo 91:1). Esto nos muestra que cuando confiamos en Dios y nos refugiamos en él, podemos estar seguras de que él nos protegerá y nos sostendrá en todo momento.


Tal vez estas palabras pueden sonarte un poco abstractas, o lejanas, pero haces bien en guardarlas en tu corazón para el momento indicado. Verás que cuando llegue el momento, el Señor mismo te las recordará y podrás aumentar tu fe al creerlas y proclamarlas de todo corazón.

Recuerda el obrar de Dios

En esos momentos de crisis necesitamos algo más concreto. Por eso quiero animarte a que recuerdes todas las veces en las que Dios te ha sostenido en el pasado. Piensa en esos momentos en los que pensaste que no podrías más y en los que Dios te dio la fuerza y la perseverancia para seguir adelante. Recuerda también que siempre puedes acudir a él en oración y pedirle que te sostenga en los momentos difíciles.
También piensa en los testimonios que has escuchado sobre el mover de Dios en la vida de otras personas. Tu fe será alentada, especialmente porque Dios sigue siendo el mismo y nunca ha de cambiar. Si lo hizo con otros, lo hará también contigo!

Así que, hermana, no importa cuán difícil sea la situación en la que te encuentres en este momento, recuerda que Dios está contigo y que te sostendrá aunque sientas que te estás cayendo. Confía en su amor y en su poder, y verás cómo él te dará la fuerza que necesitas para seguir adelante. ¡Ánimo!

 

 

error: Contenido protegido !!