Skip to main content

Atrévete a nutrir el alma

Por 3 minutos de lectura

La maravillosa oportunidad de nutrir el alma

Atrévete a nutrir el alma

Atrévete a nutrir el alma

Descubriendo verdadero descanso y nutrición

«Pero Jesús respondió, diciendo: Escrito está: ‘No solo de pan vivirá la mujer, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.'» — Mateo 4:4

La perspectiva transformadora de Mateo 4:4

En medio de las demandas diarias y las responsabilidades que enfrentamos, a menudo nos vemos inmersas en la vorágine de la vida, anhelando encontrar verdadero descanso y nutrición para nuestra alma. En esos momentos, recordemos las sabias palabras de nuestro Señor Jesús: «No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» (Mateo 4:4).

Nutrir el alma con la Biblia

El acto de leer la Biblia no debería ser visto como una mera obligación religiosa, sino como una oportunidad maravillosa para recibir vida en su máxima expresión, disponible para nosotras en cualquier momento que lo deseemos. Así como Jesús desafió a los líderes legalistas de Su tiempo, recordándoles que el día de descanso fue creado como una bendición para la humanidad, también la Palabra de Dios es un regalo divino diseñado para nutrirnos y recordarnos Su amor y propósito para nuestras vidas.

Más allá de las reglas: el corazón de Dios

En el conflicto relatado en Marcos 2:23-28, Jesús resaltó que más allá de las reglas y mandatos, Dios busca nuestro corazón y tiene intenciones benevolentes hacia nosotros. Del mismo modo, no fue para que simplemente obedeciéramos un mandato que Dios nos dio Su Palabra, sino como un medio de bendición. La Biblia es un refrigerio para el alma y un recordatorio constante de que Dios es el único que puede guiar nuestras vidas de la manera que Él desea sinceramente.

La Palabra de Dios es especialista en nutrir el alma

Así como el día de descanso fue creado para otorgarnos reposo y recordarnos la soberanía de Dios sobre todas las cosas, la Palabra de Dios tiene el propósito de nutrir el alma, bendecirnos y revitalizarnos. No somos llamadas a leerla como una mera disciplina de devoción, sino como un encuentro íntimo con las palabras vivas que formaron el universo y que aún resuenan con un poder creativo lleno de vida.

Descansando y renovándonos en su amor

Hoy, te animo a descansar en la Palabra de Dios. Permítele revitalizar tu espíritu y recordarte el inmenso amor y poder de nuestro Señor. Oremos juntas:

Señor, gracias porque cuando estoy agotada, tu Palabra me vivifica y alienta. En este día, descanso en tu amor y me dejo renovar por la fuerza de tus palabras. Amén.

error: Contenido protegido !!