Skip to main content

Cuidando tu cuerpo con las enseñanzas de la Biblia

Por Estudio Biblico4 minutos de lectura

Vive cuidando tu cuerpo con las enseñanzas de la Biblia

Cuidando tu cuerpo con las enseñanzas de la Biblia

Cuidando tu cuerpo con las enseñanzas de la Biblia

Cuidando tu cuerpo y honrando a Dios:

Guía de Salud basada en las Escrituras

Cuidar nuestro cuerpo es un acto de amor propio y también es una forma de honrar a Dios, quien nos ha dado este cuerpo como un templo en el cual vive el Espíritu Santo. La Biblia nos da varias enseñanzas sobre cómo debemos cuidar nuestro cuerpo y mantenerlo saludable.

Cuidarnos a nosotras mismas porque hemos sido llamadas a amar a los demás como a nosotras mismas, pero ¿quién puede amar a los demás si no se ama a sí mismo?

Cuidando tu cuerpo con las enseñanzas de la Biblia

Cuidando tu cuerpo con las enseñanzas de la Biblia

Jesús mostró su amor propio al dedicar tiempo para descansar, alimentarse y pasar tiempo agradable con sus discípulos y posibles futuros seguidores. ¿Qué mejor ejemplo de cuidarse por amor a los demás?

Aquí hay algunos consejos basados en las Escrituras que pueden ayudarte a cuidar de ti misma para  vivir cuidando tu cuerpo con las enseñanzas de la Biblia

Practica la moderación en todo lo que haces, incluido lo que comes y bebes.

La Biblia dice en Proverbios 23:2: Aunque tengas mucha hambre, controla tu apetito. (DHH)

En 1 Corintios 9:27 nos habla de ser moderados, con el ejemplo de Pablo en cuanto a dominar nuestro cuerpo y no dejar que nuestro cuerpo nos domine a nosotros: Disciplino mi cuerpo como lo hace un atleta, lo entreno para que haga lo que debe hacer. De lo contrario, temo que, después de predicarles a otros, yo mismo quede descalificado. (NTV)

Haz ejercicio regularmente.

En 1 Timoteo 4:8 encontramos que el cuerpo necesita ser entrenado y ejercitado para ser saludable: Está bien que te ejercites físicamente, pero es mucho mejor que te ejercites para vivir piadosamente, ya que esto es útil para todo, te ayudará en esta vida y también en la venidera.

Come alimentos saludables y evita aquellos que son perjudiciales para tu salud

Nuestro cuerpo es morada del Señor (1 Corintios 3:16), y debemos cuidarlo alimentándolo con alimentos nutritivos.

Jesús declaró limpios todos los alimentos (Marcos 7:19), pero sabemos que no todo nos conviene.  Ustedes dicen: «Se me permite hacer cualquier cosa», pero no todo les conviene. Dicen: «Se me permite hacer cualquier cosa», pero no todo trae beneficio. (1 Corintios 10:23 NTV)

Descansa y duerme lo suficiente

La Biblia dice en Eclesiastés 5:12 que el creyente duerme bien. En Proverbios 3:24: Cuando descanses, no tendrás que temer; cuando te acuestes, dormirás tranquilo.

Aprovecha y respeta tu tiempo de descanso, lo cual es necesario para mantener nuestro cuerpo y mente en buenas condiciones y descansados para el día siguiente.

Busca ayuda si tienes problemas de salud

Nuestro cuerpo se va desgastando (2 Corintios 4:16), y en nuestra época contamos con profesionales de la salud que nos ayudan a sanar y estar mejor. La Biblia dice en Mateo 9:12 que los enfermos necesitan médicos.

Tenemos presente que Dios es el Sanador, y orar por nuestras dolencias y enfermedades es darle lugar al Señor para que actúe específicamente en nuestro cuerpo. En Santiago 5:14-15 nos enseña a orar por nuestra salud con la ayuda de los ancianos de la iglesia.

La clave de la felicidad

Actualmente, muchos creen que la clave para la felicidad es ser egoísta y priorizarse a uno mismo antes que a los demás. Sin embargo, la evidencia demuestra que cuando seguimos el consejo bíblico de buscar el bienestar de los demás antes que el propio, mejoramos nuestra salud y encontramos mayor felicidad.

Querida amiga, cuidar de tu cuerpo es un acto de amor propio y también es una forma de honrar a Dios. Amarte a ti misma no es un acto de egoísmo, porque sigues la enseñanza del Señor de amar a los demás como a ti misma.

 

Siguiendo las enseñanzas de la Biblia, puedes cuidarte y mantenerte saludable. Recuerda, eres una hija amada de Dios y mereces ser cuidada y tratada con amor y respeto.

Lee también 👉Cómo ser una mujer bella
error: Contenido protegido !!