Skip to main content
Carta de Dios

Una carta de Dios para ti

 

Querida hija,

Con gran amor y cariño, te escribo estas palabras para que puedas tener presente algunos consejos que espero te sean de gran utilidad. Como Rey de toda la creación, mi mayor deseo es que seas feliz y encuentres la paz en tu vida, y que tu fe en mí siga creciendo cada día más.

Como mujer cristiana, sé que debes estar enfrentando muchos desafíos en tu vida, pero te animo a que sigas confiando en mi amor y en mi guía. Recuerda siempre que eres mi hija y que te amo con todo mi corazón, y que siempre estaré a tu lado para ayudarte a superar cualquier obstáculo.

En tu camino, te encontrarás con muchos obstáculos que podrían hacer que tu fe flaqueara. Pero recuerda siempre que la fe es la llave que abre las puertas de mi amor, y que si mantienes tu corazón lleno de esperanza y de confianza en mí, nada podrá apartarte de mi amor.

Además, te aconsejo que seas siempre una mujer amable y cariñosa con los demás. Ama a tu prójimo como a ti misma, y verás cómo tu vida se llena de bendiciones y de alegría. No importa lo difícil que parezca una situación, siempre hay algo positivo que puedes hacer o decir, algo que pueda llevar un poco de mi amor a los demás.

Mi amada, te aconsejo que sigas fiel a tu fe, que seas una mujer amorosa y cariñosa con los demás, y que siempre confíes en mi amor y en mi guía. Recuerda siempre que eres mi hija amada y que siempre estaré a tu lado.

Con todo mi amor,

Dios.


 

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!