Skip to main content

Mujer, equilibra el conocimiento con el entusiasmo

Por 5 minutos de lectura

Viviendo con pasión: equilibrio entre conocimiento y entusiasmo

Equilibrio entre sabiduría y entusiasmo

Equilibrio entre sabiduría y entusiasmo

Llegar a los pies de Jesús es una experiencia sobrenatural, que incluye nuestras emociones. Además del gran amor inmerecido que sientes, tu entusiasmo fluye a flor de piel para empezar a vivir como Dios manda.

Para no perder este «primer amor», como suelen nombrarse a los primeros tiempos del «recién convertido», es imprescindible tener en cuenta cierto equilibrio del cual nos advierte el apóstol Pablo en Romanos 10:2 (DHH): En su favor puedo decir que tienen un gran deseo de servir a Dios; sólo que ese deseo no está basado en el verdadero conocimiento.

En otra versión leemos: soy testigo de que tienen celo por Dios, pero no conforme al verdadero conocimiento. Pablo nos advierte lo importante que es que al entusiasmo le sumemos sabiduría en la Palabra de Dios.

¿Cómo podemos encontrar la manera de equilibrar sabiduría y el fervor en nuestras vidas cotidianas?

Acompáñame mientras exploramos juntas la importancia de usar nuestra inteligencia para el servicio del Evangelio y cómo la combinación de conocimiento y entusiasmo puede transformar nuestro impacto en el mundo.

Entusiasmo sin conocimiento

Pablo nos alerta sobre la existencia de personas con entusiasmo pero sin conocimiento, una advertencia que resuena en nuestra sociedad actual, donde la emoción desmedida a menudo precede a una comprensión más profunda.

La historia de la recién casada que quería poner plantas en su casa puede ayudarnos a comprender este tema.

Sofía estrena su nueva vida con su esposo en un bonito departamento en lo alto del edificio, que se destaca por la excelente iluminación natural que otorgan las amplias ventanas.

Uno de los sueños de Sofía era llenar los ambientes de plantas. Así que fue a un vivero, y compró las que más le gustaban. Alegremente las ubicó en su nuevo hogar y comenzó a regarlas.

Dos semanas después, sólo un pequeño porcentaje de sus macetas estaba vigorizada: las plantas se estaban marchitando.

Con mucha tristeza, Sofía buscó en Internet consejos para volverlas a la vida. Al hacerlo, descubrió que muchas de sus plantas no necesitaban tanto sol, otras no necesitaban tanta agua, otras no podían vivir en el interior.

Sofía comprendió que primeramente debía informarse, investigar y conocer qué características tenían las plantas, y luego, teniendo este conocimiento, podría elegir más oportunamente las plantas óptimas para su casa.

Como mujeres cristianas, necesitamos fundamentar nuestro entusiasmo con conocimientos sólidos.

El espíritu anti-intelectual y la importancia de pensar

En la actualidad, hay una actitud que no valora mucho la inteligencia y que pone más énfasis en hacer que en buscar la verdad. La cultura de lo instantáneo va desmoronando la necesidad de conocer cada paso a seguir. Un ejemplo es el bizcochuelo en caja versus el bizcochuelo que preparamos usando ingredientes y una buena receta.

Puedes preguntarte: ¿por qué deberíamos usar nuestras mentes? La respuesta se encuentra en el impacto poderoso que las ideas han tenido a lo largo de la historia.

Jesús enseñó: conocerán la verdad, y la verdad los hará libres

Conocer la verdad del evangelio no solo beneficia a nuestros corazones, sino también en nuestras mentes, transformando así toda nuestra vida, y la de los demás.

Conquistar a tu familia para Cristo no se logra con pensamientos superficiales, sino con una comprensión profunda.

La conexión entre conocimiento y entusiasmo en el Evangelio

El propósito de Dios abarca tanto al entusiasmo dirigido por el conocimiento, como al conocimiento encendido por el entusiasmo. Como mujeres cristianas debemos abrazar esta conexión.

No se trata solo de tener información, sino de permitir que esa información avive nuestra pasión por Dios y su obra. La reflexión sin acción lleva a la parálisis, mientras que la acción sin reflexión resulta en fanatismo. Encontrar el equilibrio entre ambas es esencial para tener un impacto positivo en nuestro entorno.

Desafío de conquistar el mundo para Cristo

Conquistar el mundo para Cristo no significa usar la fuerza bruta, sino conquistar mentes, cambiar corazones y transformar culturas. Tu lugar como mujer de fe te da un protagonismo vital en este proceso.

Tu capacidad para pensar, una manifestación de la imagen de Cristo en nosotras, te otorga el poder de influir en el mundo que te rodea. Es hora de abrazar este desafío con un equilibrio armonioso entre conocimiento y entusiasmo.

Llamadas a destacar

En un mundo que valora la acción impulsiva sobre la reflexión profunda, como mujeres cristianas, estamos llamadas a destacar. Recordemos siempre la advertencia de Pablo y busquemos no solo tener celo por Dios, sino también comprensión. Al usar nuestras mentes para comprender el evangelio y permitir que ese conocimiento avive nuestro celo, podemos marcar la diferencia en la sociedad actual.

Seamos mujeres cristianas que desafían la corriente, fusionando conocimiento y celo para glorificar a Dios y proclamar Su verdad en el mundo contemporáneo.

3 Comments

  • Hola Pat, gracias por visitar mi bloger y por tu lindo comentario. Bendiciones. Buen tema sobre cristianismo de mente vacía, es verdad, muchos sirven a una causa y se emocionan y hasta luchan,pero el preguntarles el motivo o las motivaciones, ellos no saben que responder. Es triste sentir celo, sin conocimiento, o tener conocimiento sin celo, los extremos son malos. Servimos al Señor, y debemos sentir celo, pero estar al 100% seguros el porqué lo hacemos. excelente, Pat, Mujer de Vanguardia, que el Señor te siga usando.
    abrazos y saludos.

  • Lourdes dice:

    GLORIA A DIOS POR MUJERES QUE TIENE PASION POR EL CONOCIMIENTO DE LA PALABRA. ESTA NOS DA SABIDURIA Y POR ELLA SABEMOS DONDE ESTAMOS, QUIENES SOMOS Y HACIA DONDE VAMOS.

    DIOS TE BENDIGA.

    LOURDES

  • ABEL ADAN dice:

    "Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. 9Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros"..

    Que el Dios de Israel te continúe bendiciendo.

Deja un comentario

error: Contenido protegido !!