Skip to main content

Testimonio de prosperidad de Colgate

Por Biografía, Consejería, Testimonio5 minutos de lectura

Desde la Adversidad hasta la Prosperidad Bendecida

Testimonio de William Colgate

Testimonio de prosperidad

La Inspiradora Historia de William Colgate: testimonio de prosperidad

Hace muchos años, un joven de dieciséis años se vio obligado a dejar su hogar debido a la difícil situación económica de su familia. Empacó sus modestas posesiones en una bolsa y se aventuró hacia Nueva York para sumergirse en el negocio del jabón.

Elegir a Dios

Al llegar a la gran ciudad, descubrió lo desafiante que era encontrar trabajo. Recordando los sabios consejos de su madre y de un capitán de barcaza, decidió dedicar su vida a Dios y comprometerse a dar el diezmo, entregando fielmente el diez por ciento de sus ingresos.

Diezmo

Con su primer dólar ganado, apartó diez centavos como su ofrenda al Señor. Este acto de fe marcó el comienzo de una notable secuencia de prosperidad. Pronto, este fabricante se convirtió en socio del negocio y, tras la muerte de su socio, se convirtió en el único propietario.

Con el tiempo, instruyó a su contador para establecer una cuenta para el Señor, apartando consistentemente una décima parte de todos sus ingresos. A medida que su negocio crecía, su compromiso también aumentaba. Empezó con dos décimos, luego tres, cuatro, y finalmente, la mitad de sus ganancias.

Testimonio de prosperidad

Como resultado de su generosidad y fidelidad, su marca de jabón se convirtió en un nombre conocido en hogares de todo el mundo. William Colgate, además de su éxito empresarial, desempeñó un papel crucial como diácono en la Iglesia Bautista y fue uno de los fundadores de la Sociedad Bautista de Educación, que más tarde se conocería como la Universidad Colgate, en su honor. También contribuyó a la formación de varias sociedades bíblicas, incluida las Sociedades Bíblicas Americanas en 1816.

William Colgate experimentó la recompensa de la fidelidad a su Creador mediante la prosperidad. Esta historia no se centra en promocionar los productos Colgate, sino en resaltar las bendiciones que acompañan al dar el diezmo de manera honesta y sincera.

La Fidelidad en la Generosidad

La historia de William Colgate nos enseña el poder de la fidelidad a su Hacedor, y la virtud de la generosidad. Del mismo modo, como mujeres cristianas, podemos encontrar inspiración en su compromiso con Dios y su actitud de dar. El texto de Malaquías 3:10 nos recuerda el llamado a traer el diezmo a la Casa del Señor, prometiendo bendiciones abundantes para aquellos que lo hacen con fe.

Al igual que Colgate, nuestra fidelidad y generosidad pueden ser instrumentos para bendecir a otros y hacer una diferencia significativa. Este relato nos desafía a mantener nuestra fe firme, confiar en la provisión divina y experimentar las recompensas que vienen al ser fieles en nuestras contribuciones hacia el Reino de Dios.

El testimonio de prosperidad de William Colgate es una inspiración para todas las mujeres que buscan alcanzar sus sueños. Su historia nos enseña que, con esfuerzo, dedicación y fe, podemos lograr cualquier cosa que nos propongamos.

En particular, este testimonio nos enseña a las mujeres lo siguiente:

La importancia de la fe.

Colgate creía en Dios y en su poder para guiarlo. Su fe le dio la fortaleza para superar los obstáculos y alcanzar sus metas. Las mujeres debemos tener fe en nosotras mismas y en nuestras capacidades, y confiar en que Dios nos ayudará a lograr nuestros sueños.

La importancia de la educación.

Colgate tuvo la oportunidad de estudiar en una buena escuela, lo que le dio las bases para su éxito. Las mujeres debemos aprovechar las oportunidades educativas que se nos presentan, ya que nos ayudarán a desarrollarnos personal y profesionalmente.

El poder de la perseverancia.

Colgate no se rindió ante las adversidades. A pesar de los desafíos que enfrentó, siguió adelante con su sueño de tener un negocio próspero. Las mujeres debemos aprender de su ejemplo y nunca rendirnos ante nuestros objetivos.

Además de estas enseñanzas, el testimonio de Colgate nos recuerda que las mujeres somos capaces de grandes cosas. Podemos alcanzar cualquier meta que nos propongamos, siempre y cuando estemos dispuestas a trabajar duro y a nunca rendirnos.

Una invitación a la acción

Inspiradas en el testimonio de William Colgate, te invito a que reflexiones sobre tus propios sueños y metas. ¿Qué quieres lograr en tu vida? ¿Qué estás dispuesta a hacer para alcanzar tus objetivos?

Toma un momento para escribir tus sueños y metas en un papel. Luego, relee tus palabras con determinación y fe. Recuerda que, con esfuerzo y dedicación, puedes lograr cualquier cosa que te propongas.

Inspirado en el artículo de Ashley G. Emmer, Signs of the Times, publicado el 2 de agosto de 1938.

2 Comments

  • Inmortal dice:

    Hola Pat…

    Me gusto mucho el articulo.

    Es verdad que el diezmo es parte de la ley y no tenemos la obligacion de cumplir con ello.

    Pero eso no cambie el hecho de que quien diezma es realmente bendecido por Dios.

    Nos Vemos =)

    D.T.B

  • Muy buen articulo, el señor Colgate aprendió lo que es la fiedelidad a Dios en cuanto a los Diezmos.

error: Contenido protegido !!